PENÉLOPE (la oreja de v. gogh 3#)

penelope1BARCO

Vincent van Gogh se cortó una oreja y se la envió a Penélope.
Penélope la recibió sentada en su silla hamaca, junto al mar, una tarde plomiza de abril, cuando moría el plenilunio, y la intrincada trama de su urdimbre había sido tejida de día y destejida de noche durante largos tres años.
Conocía de memoria todas las estrellas, los luceros y los cometas de aquel cielo azul e infinito de Itaca. El viento trataba de apartar las olas del mar, pero las olas están siempre con el mar. Así el tiempo trataba de apartar su amor del otro amor, pero el amor está siempre con el amor.

Entonces dudó si aquella oreja era la de su amado Ulises o la de su amado Tom Cruise. Recordó las palabras de despedida de su esposo: “Cuando veas que nuestro hijo Telémaco ya tiene barba, cásate con quien desees y abandona nuestra casa”.
Penélope volvió a dudar. ¿Tengo un hijo llamado Telémaco?. ¿Por qué mi corazón está marchito?. ¿Por qué te vas sin mí, vida mía?. ¿Por qué siempre libras la batalla en otras tierras, en otros mares?.Y se preguntó si era tiempo de abandonar la casa de Itaca, el glamour de Hollywood, los 108 pretendientes advenedizos que la cortejaban permanentemente, soportando que se coman sus cosechas y animales y que se acuesten en el patio con sus dervengozadas criadas.
Gruesas lágrimas bañaron sus ojos, ojos años de luz perdida, hurgando los misterios de los extraños mares, tejiendo y destejiendo sueños en la inútil espera. Espera que aquella oreja convirtió en una oscuridad sin luna, un marchito huerto, un lago sin peces, un cielo sin estrellas.
Ya se le había helado el último beso, y su cuerpo había olvidado el calor de otro cuerpo.

Desvalida, casi sin vida, pero aguardando paciente su amor perdido, caminó a hurtadillas por el reino del olvido, en un acto interminablemente repetido, se tendió en la arena con sus ojos azules clavados en el mismo cielo, sus pechos desnudos esperando el milagro. Y bebió una Coca Light en pequeños sorbos. Su gata persa Aitiana acabó de una vez por todas con la triste y desafortunada oreja.

Anuncios

3 comentarios to “PENÉLOPE (la oreja de v. gogh 3#)”

  1. Repalabrador Says:

    Buenísimo, Armand! Estás escribiendo de puta madre. La mezcla te quedó fina.

    Me hiciste acordar a unos textos de Isidoro Blainsten, uno de mis escritores preferidos, en los que recrea clásicos en versión coloquial y barriera.

    Un abrazo,

    Xavi

  2. tostado Says:

    muy bueno armand!

  3. IRENE Says:

    YA ME DEJASTE SIN PALABRAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: