SOMMIER

Mejor era cuando no teníamos sommier. Entonces hacíamos el amor a quemarropa, con sonidos acompasados de maderas crujientes, de encastres de juguetes, amor de secretos cómplices, de sueños espejados. Nuestros cuerpos fundidos riendo hasta el dolor, entendiéndonos a una sola mirada, devorando un rococó de migas. Nuestra felicidad era simple y transparente, como una música que venía del mas allá, un atisbo de luna que a veces penetraba por la ventana.
Ahora te adivino apenas distante, desnuda del otro lado de esa bruscamente enorme cama, mientras la música se va apagando, los sueños se dispersan, y esa línea de puntos en el medio, como una frontera que se interpone, descubriéndonos desde planos que nos separan en fragmentos rotos, con ese aire de doblemente quietas que tienen las cosas móviles cuando no se mueven.
¿Qué hace el amor ahí si no perderse?
Por favor atiende el celular…desde este otro lado te estoy llamando.

Anuncios

2 comentarios to “SOMMIER”

  1. Fede Says:

    Que lindo, que profundo Armand.
    Felicitaciones!!

  2. Repalabrador Says:

    Che, Armand, ¿me parece a mí o diste un paso adelante con éste? Está muy bien enroscado, todo dicho, pero insinuado. El segundo párrafo es para sacarse el sombrero. Trasmite mucha tristeza. Me gustó mucho, me dio melancolía de noséqué, pero de algo que ya no soy.

    Un abrazo,

    X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: