El Callejón del Beso

Posted in A veces la vida on 7 junio 2014 by aveceslavida

 

full-El Callejón del Beso - evaherber

Guanajuato, Mexico, es como una ciudad sacada de un cuento de hadas donde no pasa el tiempo, una casa mágica rodeada de sierras y montañas, bajo un cielo azul. Una ciudad con una arquitectura de lo más extraña, lo cual se debe a que está construida sobre una cañada. Pero hay otra razón de índole socio histórico. Ubicado en las faldas del Cerro del Gallo, en una ciudad cuya construcción data del siglo XVIII, la edificación de las casas son sencillas, viejas casonas multicolores, acorde a la topografía del lugar

Bajando desde el oeste por la Avenida Juárez, uno de los primeros atractivos que salen al paso es el Mercado Hidalgo.

Continuando calle abajo, aparece la plaza del Ropero con una fuente en medio y pequeños y estrechos caminos que salen de ella. Una de esas veredas, la que da hacia el cerro, es la que lleva al famoso “Callejón del Beso”, estrecho y oculto rincón donde caben justo dos personas. Sin duda, el Callejón del Beso es el lugar que por curiosidad o romanticismo se ha convertido en uno de los más visitados de esta ciudad. Cientos de estudiantes, turistas y pueblerinos solicitan a los dueños actuales subir a las habitaciones para prometerse amor eterno.

Cuenta la leyenda que antiguamente vivían dos enamorados llamados Ana y Carlos. Ana era una bella y rica española que habitaba en el lado izquierdo de las casas. Y Carlos, un pobre minero al que le rentaban la casa del lado derecho por unas cuantas monedas de oro y plata.

Al padre de Ana no le convenía que se casara con él porque era muy pobre. Él quería un rico, de su misma clase, que casara con su hija. Una de las primeras noches el padre sorprendió a la pareja de enamorados besándose, hombro con hombro, ayudados por los balcones de cada casa. De balcón a balcón hay sesenta y ocho centímetros de separación, así que perfectamente se podían dar el beso.

El padre advirtió a su hija: si te vuelvo a ver besándote te voy a matar. Ana no lo tomó en serio pues no creía que su padre fuera capaz de hacer cosa semejante a su única hija.

La siguiente noche vuelve a pasar lo mismo.  Entonces el padre, un hombre intransigente y violento bajó hasta su recámara y al volver le enterró una daga en el pecho a su hija. El cuerpo de Ana se desvaneció inerte mientras Carlos la sujetaba delicadamente de la mano, sobre la que plasmó un último y tierno beso, suceso que dio lugar a que ese callejón se le conozca como El Callejón del Beso. El dolor de Carlos por la muerte de Ana fue insoportable, llevándolo a tomar la decisión de quitarse la vida arrojándose por el tiro principal de la Mina La Valenciana.

Ahora, todas las parejas de enamorados que visitan el lugar deben besarse en el tercer escalón que está pintado de rojo, sino se llevarán siete años de mala suerte. Si se dan el beso, siete años de buena suerte. Si no traen pareja pueden buscar a quien se rente para el beso, para lo cual por unas monedas sobran candidatas.

Pueden practicar distintos tipos de besos. El beso del pajarito, de piquito a piquito. El beso árabe es saliva va saliva viene y con la lengua se entretiene. Para las que vengan solas pueden practicar el beso de la vaca, es con cualquier buey. El beso del microondas es 5 minutos y están calientes. El beso del tamal es con su pedacito de carne adentro.

Anuncios

El drama del desencantado

Posted in A veces la vida on 25 mayo 2014 by aveceslavida

 

chica tirandose desde edificio

El drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.

Gabriel García Márquez (Microrrelato)

Todavía alguien espera el últimos tren (Imágenes desveladas)

Posted in A veces la vida on 21 mayo 2014 by aveceslavida

292881_161734883901700_5568533_nblog

Amo los andenes de la espera, las señales en la noche y tus alas de viajera.
Celo cuando pienso que otro anhelo te desvíe de mi rumbo y te lleve hacia otro cielo.

Lloro de pensar que otro verano un andén abandonado me verá esperando en vano y el dolor se hará presente cuando inexorablemente ya no tenga qué esperar.

Amebas

Posted in A veces la vida on 21 mayo 2014 by aveceslavida


 amebas garabito Las amebas no pecan. Se reproducen por división celular. No desean la mujer del prójimo ni se matan entre sí. Son soñadoras y sentimentales. Añádales a las amebas sexo, piernas y brazos y tendrá usted crímenes y adulterios.

El viejo músico

Posted in A veces la vida on 21 mayo 2014 by aveceslavida

flautapic0 flautista blogUn viejo músico recorría las calles ganándose la vida tocando la flauta. Un día le robaron el instrumento. El viejo músico no lloró por su flauta perdida. Cuando le preguntaron la razón, respondió: “me robaron la flauta, pero no me podrán robar la música”.   Un viejo músico recorría las calles ganándose la vida tocando la flauta. Un día le robaron el instrumento. El viejo músico no lloró por su flauta perdida. Cuando le preguntaron la razón, respondió: “me robaron la flauta, pero no me podrán robar la música”.

El Francotirador (historia de un premio)

Posted in A veces la vida on 10 mayo 2014 by aveceslavida

IMG_3424 (1) Blog

El sueño se me presentó reiterado durante varias noches. Siempre en la duermevela. Por eso lo recordaba al despertarme. A partir del mismo nació el microrrelato “El Francotirador”, allá por al año 2009. Llegada la invitación al III Concurso Internacional de Microrrelatos Museo de la Palabra, rescaté esta breve historia del arcón de mis escritos, y decidí enviarla con el formato requerido: no más de 100 palabras. Grande fue mi sorpresa cuando me anunciaron que había sido el ganador con el Primer Premio. Y digo gran sorpresa, ya que al mencionado concurso se presentaron la nada despreciable cifra de 119 países, de los que se recibieron 22.571 relatos, en Castellano, Inglés, Árabe y Hebreo, bajo el muy intuitivo lema “Palabra y Libertad”. El comité de selección, compuesto por veinte profesores, realizó la encomiable tarea de seleccionar los finalistas, para que posteriormente un Jurado, integrado entre otros, por veintiún  Embajadores acreditados por sus respectivos países en España, designase al ganador del concurso y a los finalistas en cada uno de los idiomas respectivos.

El 8 de diciembre viajamos a España con  mi esposa invitados por la Fundación con motivo de la Ceremonia de Gala de la premiación, que se llevó a cabo en el majestuoso Palacio Alcázar de la ciudad de Toledo. Una brillante ceremonia en la que me entregaron una plaqueta conmemorativa, y diserté ante los numerosos asistentes, de los cuales recibí elogiosos comentarios y felicitaciones. Allí destaqué el gran valor que tiene la palabra, la que se dice y la que se calla, la que se da y la que se pide. Hay palabras que dan vida y otras que nos matan. Y mi relato precisamente pretende trasmitir un mensaje contra la violencia a partir del espíritu lúdico y la inocencia de la niñez. Luego, durante el apetitoso ágape servido,  firmé los  libros que me arrimaban los asistentes, libro que fue editado y distribuido por la misma Fundación. También atendí entrevistas para la televisión y radios de España. Finalmente me hicieron entrega de la recompensa económica.

No obstante en nuestro país y especialmente en Mendoza, no faltaron los inquisidores a quienes poco les importó que un connacional fuera merecedor de tan importante premio a nivel internacional. Muy por el contrario, algunos quijotes lugareños lanzaron sus inflamadas lanzas contra los molinos de viento bajo la calumnia del plagio.

La vida está hecha de cosas chicas y de cosas grandes. En esta sociedad de mezquinos intereses, parece que hay circunstancias en las que ser nadie es más honorable que ser alguien. Quien te lastima te hace fuerte, quien te critica te hace importante, quien te envidia te hace valioso, y a veces es entretenido saber que aquellos que te desean lo peor tienen que soportar que te ocurra lo mejor.

 

El Relato Ganador:

EL FRANCOTIRADOR
Todos los días, mientras esperaba el ómnibus, un niño me apuntaba desde un balcón con el dedo, y gatillaba como un rito su arma imaginaria, gritándome “¡bang, bang!”. Un día, solo por seguirle el rutinario juego, también yo le apunté con mi dedo, gritándole “¡bang, bang!”. El niño cayó a la calle como fulminado. Salí corriendo hacia él, y vi que entreabría sus ojitos y me miraba aturdido. Desesperado le dije “pero yo solo repetí lo mismo que tú me hacías a mí”. Entonces me respondió compungido: “sí señor, pero yo no tiraba a matar”.

El último viaje

Posted in A veces la vida on 28 abril 2014 by aveceslavida

 

carmen

Cuento finalista en la III Edición del Concurso Internacional de Microrrelatos Museo de la Palbra

Autora: Carmen Dorado Vedia

 

Primero fue el hombre del maletín. No le di importancia. Bajé al andén, y entre bostezos, encontré a los pasajeros habituales. Al día siguiente noté la ausencia de la chica rubia. Tampoco lo tuve en cuenta. Aún éramos muchos. Tras dos semanas comprobé la escasez de usuarios. Miré alrededor: ya no estaban la señora del pañuelo, ni el joven de color. ¿Quién sería el próximo? En una sucesión de días, fueron desapareciendo uno a uno mis acompañantes hasta ser yo el único viajero, aunque por poco tiempo. Hoy he perdido mi empleo.